Un 25 de junio de 1993 según Resolución No.0413 de la Superintendencia del Subsidio Familiar, se aprobó la fusión de dos de las cajas del Tolima. En asamblea conjunta, Comfaro y Comfacopi del Tolima, decidieron unir esfuerzos para crear una Caja de Compensación nueva, con la capacidad económica y administrativa de satisfacer las necesidades de sus afiliados y con un nombre que realmente identificara a los tolimenses.

Así fue como nació LA CAJA DE COMPENSACIÓN FAMILIAR DEL TOLIMA – COMFATOLIMA, una entidad nueva, cuyo nombre tuvo enseguida la aceptación de los afiliados y empezó poco a poco a posicionarse en el departamento, como la Caja del Tolima. Entre sus ilustres consejeros estaba su presidente, Jesús María Pinto, y el doctor Rubén Darío Rodríguez Góngora, Alcalde de Ibagué.

Su logo inicial, diseño escogido por concurso realizado entre los funcionarios de la Caja, consistía en un rombo verde con los rostros de una familia sobre una base rectangular de color magenta. Pronto, la participación de Comfatolima en diversos eventos de carácter regional hizo que más personas la reconocieran, especialmente por su mensaje “LA CAJA DEL TOLIMA”.

Cual jovencita que busca una nueva apariencia, Comfatolima ha experimentado cambios en su imagen, necesarios por demás, dadas las nuevas tendencias en el tiempo. Para generar un mayor impacto a la comunidad, se cambió el lema La Caja del Tolima a “Por mi Gente”, acompañado de la presencia institucional en eventos muy reconocidos como el festival Mangostino de Oro en la ciudad de Mariquita, entre otros. Pero, este cambio no fue suficiente, pues los colores del logo que por tanto tiempo había tenido la caja, no eran los representativos del Tolima y se requería que los afiliados sintieran realmente que había una Caja con sabor tolimense que los representara.

Entonces, a mediados de 2006 se cambió el logo, por un rectángulo con la palabra Comfatolima con unas líneas ondulantes vinotinto y amarillo debajo de ésta, las cuales representaban el dinamismo de la Caja. Sin embargo, este logo resultó ser muy formal y un tanto rígido, para todos los proyectos y cambios que estaba experimentando la entidad, como era la adopción del sistema de calidad, su renovación tecnológica y la inminente adquisición de nuevas y modernas instalaciones tanto para la parte administrativa como educativa.

Por eso, en 2007 la Dirección Administrativa en consenso con los trabajadores de la Caja, adoptó un nuevo logo símbolo con un lema que tuviese mayor recordación entre los afiliados y reflejara el sentir tanto de funcionarios como de usuarios. Un bello corazón mitad amarillo y mitad vinotinto, y la frase “Le ponemos corazón a tu bienestar”; es la fidedigna representación del orgullo que sentimos quienes laboramos en la Caja, por cuanto diariamente nuestros esfuerzos están en pro de ofrecer mejores y más servicios a la comunidad.